Nunca en la historia de la Iglesia se había convocado un sínodo sobre el tema central:  la Amazonia, pareciera como que no cuadra con los temas que habitualmente la Iglesia  suele reflexionar, si bien es verdad que el magisterio de la Iglesia ha tratado temas sociales profundos con gran influencia respecto al desarrollo y vida de la humanidad.

            Pero la convocatoria de un sínodo específicamente sobre la Amazonia, pudiera parecer a simple vista, que es un tema regional  de una parte del planeta tierra pero sin una trascendencia para la Iglesia y para  todo el mundo. Sin embargo a la luz de la encíclica Laudato si ,que el Papa Francisco  dio a conocer en su encíclica :” vemos que puso en alerta a todo el mundo sobre la las consecuencias que trae la irresponsabilidad humana en defensa del medio ambiente, y que todos los habitantes de esta casa común que tenemos los humanos   que es el planeta tierra que Dios nos regaló , debemos cuidarla entre todos porque todo en  ella tiene una estrecha relación , como diría el Papa , todo esta interconectado.

Por eso entendemos la razón por la que el Papa al convocar este sínodo de l a Amazonia, no esta pensando solo en esa región del planeta, sino que la vida de esta región tiene mucho que ver con la vida en todo el planeta.

En él se produce la mayor reserva de agua dulce de la tierra elemento sin el cual no podemos vivir, él produce la mayor parte del oxígeno que respiramos en el planeta tierra. Por ellos decimos que este sínodo tiene una trascendencia para toda la humanidad.

 Así lo recordaba también el secretario general del Sínodo cardenal Baldisseri. “Las reflexiones que atañen el “Sínodo Panamazónico, superan el ámbito regional, porque alcanzan a toda la Iglesia y también al futuro del planeta, ha indicado. Se trata de un gran “proyecto eclesial, cívico y ecológico” que permite extender nuestra mirada más allá de las respectivas fronteras y redefinir las líneas pastorales, adecuándolas a los tiempos de hoy, ha explicado el cardenal Baldisseri .En la región pan amazónica, es “prioritaria” la atención a los pueblos nativos que la habitan, ha señalado. Estos pueblos, como dijo el Papa Francisco en Puerto Maldonado (19 de enero de 2018), nunca han estado tan amenazados como ahora. En segundo lugar –ha enumerado el cardenal– se prestará atención al tema del medio ambiente, de la ecología y del cuidado de la creación, la Casa Común, a la luz de la enseñanza y de la vida de la Iglesia, que opera en la Región.

El documento de trabajo que fue aprobado el 8 de junio como preparatorio para el desarrollo del sínodo,   nos hace ver la trascendencia que este sínodo puede traer para toda la Iglesia , a través de las tres partes en que se divide dicho documento: ver, discernir y actuar.

La REPAM , red eclesial para la amazonia, ha realizado un gran  trabajo de análisis de la región y su trascendencia para todos. sobre todo, para la parte del Ver la realidad de la Amazonia que ha sido una gran auda para la preparación de este sinodo.

Describe la “identidad del Panamazonas y la urgencia de la escucha”. Los temas que se abordan son: el territorio; la variedad sociocultural; la identidad de los pueblos indígenas; la memoria eclesial histórica; la justicia y los derechos de los pueblos, así como la espiritualidad y la sabiduría de los pueblos amazónicos.

            Cabe destacar en el discurso del Papa en Puerto Maldonado, la insistencia de la necesidad de escuchar a los principales interlocutores de esta realidad que son los pueblos ancestrales que viven en la Amazonia. Ellos que son los vigías de este pulmón de la tierra  y defensores de la naturaleza ante la deforestación y estractivismo minero y petrolero grandes heridas mortales  a que se ve sometida hoy la Amazonía.

 Asimismo, Mons. Lorenzo Baldisseri decía, que la riqueza de la selva y los ríos se ve amenazada por los grandes intereses económicos en diferentes partes del territorio, que causan la “deforestación indiscriminada”, la “contaminación de los ríos y lagos”, debido al uso de agro-tóxicos, de los derrames de petróleo, de la minería y de la producción de drogas. A todo esto se suma un “aumento dramático del tráfico de personas”, especialmente mujeres y niños, con el propósito de todo tipo de explotación inhumana.

                                                                               

            En segundo lugar, viendo la realidad de la Iglesia en su trabajo de evangelización en esta región, con grandes desafíos con los que se encuentran los misioneros incansables en su celo apostólico, como la falta de recurso humano para poder atender las grandes extensiones de territorio sin acceso vial  a muchos de los pueblos que allí viven ,privados de lo fundamental  para una vida cristiana ,como es la Eucaristía , se hace necesario  abrir nuevos caminos de evangelización en la Iglesia.

            Igualmente las palabras del Papa en puerto Maldonado sobre pensar en una Iglesia con rostro amazónico e indígena, Partiendo de la vivencia de la diversidad cultural de los pueblos, Los nuevos caminos , tendrán una incidencia  en los ministerios, la liturgia y la teología . como nos recordaría el Concilio Vt.II en( AG,11) La Iglesia necesita  descubrir  con gozo y respeto las semillas del Verbo.

Definitivamente la trascendencia de este Sínodo para toda la Iglesia será u hecho sin precedentes. se abre una puerta de esperanza para la iglesia y el mundo. debemos juntos cuidar la Casa Común y defender la vida en esta región paradigmática de la Amazonia.

Rafael Cob Garcia