El martes pasado en la tarde el Sr. Alcalde Dr. Roberto de la Torre, ante representantes del Vicariato de Puyo y del Municipio, anunciaba en la plaza del monasterio de las Hnas. Clarisas en Puyo , que se iniciaría la próxima semana el asfalto el tramo de la subida al monasterio comprendido entre el paso lateral y la plaza del monasterio con un presupuesto de 64000 dólares y que el Municipio ejecuta como pago de parte de canje de deuda que el Municipio tiene con el Vicariato, producido por el Convenio de permutas de terrenos que en su día el Municipio firmó con el Vicariato y que esperamos se vaya culminando el cumplimiento de los acuerdos de dicho Convenio y se agiliten los tramites de la documentación pertinentes que el Municipio debe entregar al Vicariato .

 

                                              

La Iglesia católica como Vicariato de Puyo, el Sr. Obispo Mons. Rafael Cob agradeció al Sr. Alcalde y a su Consejo Municipal por llegar acuerdos que benefician a ambas instituciones ,buscando lo mejor para el pueblo y sus ciudadanos.

El Monasterio a través de su abadesa dio también las gracias al Obispo y al Sr . Alcalde por esta obra del asfaltado que se va a iniciar, y que esperaban por más de 6 años, desde que se inauguró la construcción del monasterio en Puyo. Ellas también como vecinas de esta ciudad se comprometieron a vivir en ella, rezando a Dios por el pueblo, pidiéndole que siga Dios bendiciendo a las familias que viven en esta ciudad y a las autoridades que las gobiernan

 

                                                                                                                                 

Un lugar estratégico y emblemático, balcón desde donde se contempla una bella panorámica de la ciudad de Puyo. Lugar de oración y contemplación donde las monjas rezan todos los días por los moradores de esta ciudad y donde mucha gente acude para pedir oraciones al monasterio y a encontrar paz , armonía y sosiego para el espíritu.

Finalmente se escuchó un fragmento escrito por S. Francisco a las autoridades y se compartió un pequeño refrigerio por parte de las hermanas clarisas con los presentes .

 

Que Dios nos siga bendiciendo a todos.

 

-- 
Monseñor Rafael Cob Garcia