La vida religiosa consagrada del VAP celebró en la parroquia de Tarqui la presentación de Jesús en el Templo.

 

 En nuestra Iglesia  los consagrados son una fuerza  muy importante en la tarea de la       Evangelización, sin ellos el crecimiento eclesial no hubiera avanzado hasta donde nos         encontramos  en la actualidad.

  Son  61  miembros consagrados  a tiempo completo ubicados en 19 comunidades de vida   religiosa   consagrada,  pertenecientes a 16 congregaciones y países distintos como: Ecuador,   España,   México, Colombia, Honduras y Brasil que junto con 16 sacerdotes hacen la incansable   tarea de   evangelización de nuestra Iglesia del Vicariato de Puyo.

  El Papa  Francisco nos recordaba que en estos tiempos difíciles para el mundo y la Iglesia  es   necesario  no paralizarse  ante la intensidad  y perplejidad  de los cambios  que como sociedad   estamos atravesando, es fundamental no desanimarse ante las dificultades y creer que la vida   religiosa  ya no tiene que decir nada cuando en verdad  es testimonio de luz para tantas sombras y   confusión, el Papa alentó  a recuperar la pasión de enamorados de su vocación, y volver sin miedo   al pozo fundante del primer amor en Jesús.

El Obispo de Puyo Mons. Rafael Cob, presidió la Eucaristía  con los consagrados felicitándoles por su trabajo apostólico en nuestra Iglesia y animándoles a continuar  construyendo el Reino de Dios en esta tierra.