Terminado el semestre en la Universidad Católica los Seminaristas del Vicariato de Puyo nos dirigimos a las comunidades indígenas de Pastaza para hacer misión por el lapso de dos semanas, Los seminaristas Jefferson Quiñonez y Darío Palacios hicieron su misión en la comunidad de Pacayacu y Sarayacu. Francisco fuentes y Kevin Tapia volaron hacia Montalvo, Daniel Rios y Jefferson Freire en Villano, Nixón Manya y Aníbal Jarrín hicieron su misión en la comunidad de Arapicos.

Una gran experiencia misionera vivimos los Seminaristas en estos días de misión, el caminar por la selva, las travesías por canoa, y lo más importante el compartir con la gente.

Todo esto nos motiva y anima para seguir llevando el mensaje de Jesús a las diferentes comunidades indígenas. Después de estos días de misión, tuvimos un corto tiempo de descanso con nuestras familias, preparándonos también para la experiencia espiritual que viviríamos la siguiente semana en el Vicariato de Aguarico; los ejercicios espirituales.

Una vez terminados los días de descanso viajamos hasta el Vicariato de Aguarico en la Ciudad de el Coca, donde realizamos una semana de ejercicios espirituales, Gracias al

Vicariato de Aguarico en la persona de Mons. Adalberto Jiménez. Por la acogida que nos dieron, para vivir este maravilloso tiempo de oración y reflexión bajo la guía del predicador el Rvdo. P. José Septiem, Carmelita Descalzo. En estos días se reincorporo al Vicariato de Puyo el Seminarista Jeison Sánchez Ríos para seguir con su formación. El P. Dalton Bustamante y P. Jimmy Paredes, nos dieron la indicación para las diferentes actividades de esos días.

Los temas que guiaron las diferentes charlas de los ejercicios espirituales fueron: El encuentro con Jesús, la vida fraterna y la misión. El P. predicador nos invito a encontrarnos con Jesús, citando al Papa Francisco que nos invita a volver al primer amor, haciendo hincapié en la necesidad de poner a Cristo como el centro de nuestra vida vocacional, invito a reflexionar sobre la vida fraterna para poder responder a la llamada, y poder manifestar una vida cristiana llena de fe y de obras en el trato con los hermanos. Nos recordó nuestra identidad misionera, invitándonos a tener siempre una motivación buena para escuchar y aprender la palabra de Dios y así anunciarla a los demás.

El día viernes tuvimos una experiencia misionera bastante significativa. Visitamos el museo donde se guardan las reliquias de los Mártires Mons. Labaka y la Hna. Inés Arango. Misioneros que perdieron la vida por defender la vida. Después visitamos el Helipuerto; lugar muy importante para el Vicariato de Aguarico y para la Misión, pues fue en este lugar de donde partieron Mons. Labaka y la Hna. Inés a la comunidad tagaeri donde fueron muertos lanceados. Ellos decidieron ingresar para defender la vida y la naturaleza de la grande explotación petrolera que estaba en auge en aquellos tiempos en ese lugar. Mons. Labaka al ver la grave necesidad de la presencia de él junto con los Tagaeri expreso “Si no vamos nosotros, los matan a ellos”. Mons. Labaka junto con la hermana murieron Mártires por defender la vida y el territorio de los Tagaeri. Esta experiencia fue la que mas impacto y motivo para reafirmar nuestro compromiso misionero. Visitamos también el Monasterio de las Hermanas Clarisas Sacramentarias, y luego nos dirigimos hasta el balneario Majagua, donde tuvimos una tarde de deporte y distracción, gracias a la invitación del Seminarista Demmis visitamos su casa donde compartimos la cena con su familia.

Visitamos la Iglesia y la casa parroquial de la Joya de los Sachas, siendo el Párroco el P. Jimmy Paredes, formador de nuestro Seminario. Después de este tiempo significativo y misionero el día sábado por la mañana regresamos a Quito, a nuestra casa de formación para prepararnos con nuestros estudios académicos en la Pontifica Universidad Católica del Ecuador.

Queridos jóvenes les invito a tener una aventura con Cristo, vivir una experiencia como la que vivimos no dejes que te contemos lo maravilloso que la pasamos, descúbrelo tú mismo descubrir que quiere Dios para ti en tu vida. La Iglesia está esperando tu respuesta.

Necesitamos mucho de ti, no tengas miedo a decirle sí al Señor. Dios llama a los valientes para servirle y continuar con la evangelización.

Seminarista: Daniel Ríos; I Teología Cronista del Seminario Misionero “Santa María La Mayor"