General> Noticias

MARCHA EN FAVOR DE LA JUSTICIA Y SOLIDARIDAD CON LOS DEFENSORES DEL AGUA

septiembre 30, 2019

Ayer recorríamos los nacimientos de los ríos cristalinos en el cantón Mera , agradecía a Dios por la hermana agua que nos da vida y por el bello paisaje de la Amazonia y pedía nos diera la sabiduría para cuidarla y defenderla de aquellos peligros que son una amenaza de contaminación y destrucción de nuestros ríos, como es la concesión del Bloque 28

El Papa Francisco nos recordaba en su mensaje convocando el Sínodo de la Amazonia en Puerto Maldonado, muchas ideas en favor del cuidado la vida de la Amazonia , una de ellas que para ser una voz fuerte en defensa de la vida en la Amazonia, teníamos que unirnos a fuerzas aliadas en favor de la vida de la Amazonia y en defensa de los derechos de los pueblos que habitan en ella. Los pueblos indígenas en diferentes momentos de este proceso del Sínodo han pedido a la Iglesia ser su aliada en la defensa de la justicia y la vida.

Hoy ante la invitación que nos hacia el presidente de la CONFENIAE, hemos querido como Iglesia católica unirnos a la causa justa de los pueblos indígenas que luchan por la vida del agua y los derechos de los territorios de la Amazonia.

Por ello marchamos junto a los hombres y mujeres de nuestro pueblo, para junto con ellos levantar la voz y exigir que hay que defender la vida de lo que Dios ha creado como es la flora y el agua de esta tierra y decir que buscamos la paz y la armonía y no es justo criminalizar a los que levantan la voz en defensa de la justicia en la Amazonia y la riqueza que ella tiene, cuando otros callan y no cumplen con su deber de hacer cumplir las leyes y las sentencias dictadas en favor de los pueblos como el caso Piatúa.

Manifestamos que estaremos junto a los pueblos indígenas acompañando la defensa de la vida de la tierra un bien que debemos proteger y cuidar. Y desde nuestra vocación profética condenar la codicia y la ambición de las explotación y el extractivismo de quienes no pensando en el bien común sino en su provecho personal , creen que la Amazonia fuera esa despensa de la que pueden llevar o robar lo que quieran sin ver las consecuencias que ello trae.

Que Dios nos dé a todos la sabiduría para discernir el bien y valentía para denunciar el mal .